Walking in Lima
Parque de los Héroes (Las Mimosas)

Parque de los Héroes (Las Mimosas)

El Parque de los héroes 14 de enero de 1881

El Parque de los héroes 14 de enero de 1881 antes conocido como las Mimosas, es un homenaje a los héroes caídos en la nefasta Guerra del Pacífico, que costo muchas vidas y la quema de gran parte de los ranchos del joven distrito de Barranco, creado el 26 de octubre de 1874, sólo 6 años antes.











La Historia

Durante la Guerra del Pacifico las tropas chilenas se encontraban muy cerca de Lima y el Presidente Piérola, estableció dos líneas de defensa paralelas  a 10 kms de distancia la una de la otra. La primera desde el Morro Solar, pasando por la hacienda Villa, Marcavilca y San Juan, hasta Monterrico Chico. Era la línea de San Juan. Y la otra, desde las afueras de Miraflores, partiendo desde la quebrada de Armendáriz y siguiendo por el río Surco hasta la hacienda Vásquez de Monterrico Grande. Era la línea Miraflores. Barranco, ubicado entre Chorrillos y Miraflores, con una población de poco más de 200 habitantes mayormente extranjeros, no contaba con una línea defensiva.

El día 13 de enero de 1881, en horas de la madrugada, el ejército chileno inició sus acciones en San Juan logrando debilitar esta línea. Cáceres, al plantearse la inutilidad de continuar en esa zona, considera que es mejor reforzar la defensa de Lima, de modo que al pasar por Barranco y encontrarse con soldados peruanos que andaban desperdigados logra reagruparlos. Así, desde el mirador del vecino italiano Benito Bregante, ex alcalde de Barranco, Cáceres mira con su catalejo hacia el Morro Solar y observa que Iglesias se defiende denodadamente ante la superioridad numérica de los chilenos.




Entre las siete y las nueve de la noche del 14 de enero de 1881 Barranco fue una pira gigantesca. Humeaban los hermosos ranchos, miradores y molinos. La Ermita y el Puente de los Suspiros también fueron presas del espectáculo incendiario. Sólo quedaron algunos ranchos en pie por razones estratégicas, con la finalidad de usarlos como miradores. Uno de ellos fue el famoso rancho de la calle García y García de la familia Devéscovi, ubicado en la cuadra uno. De este modo, el Coronel Lagos había cumplido con vengar a su patria.
Al narrar estos hechos no me invade ningún sentimiento de venganza ni de revanchismo. Pero sí quiero expresar el testimonio de reconocimiento a nuestros héroes que entregaron su vida en defensa de la patria y la tolerancia en Chorrillos, Barranco y Miraflores, incendiados los días 13, 14 y 15 de enero, respectivamente. En Chorrillos dieron su vida hombres peruanos de toda condición social, en Miraflores entregó su vida la flor de la juventud limeña, y en Barranco, indefenso, no hubo compasión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *